Dirección Web: http://smandaluz.com/noticia/1483/informacin-privilegiada

29/11/2017

Todos los Colectivos,

INFORMACIÓN PRIVILEGIADA.

INFORMACIÓN PRIVILEGIADA.

La información sobre cuestiones públicas es un derecho de los ciudadanos que ninguna persona o institución puede usar en beneficio propio y su distribución no puede ser en ningún caso sectaria.

En el día de ayer, las redes sociales y algunos medios de comunicación difundieron las fechas de la OPE de consolidación a nivel nacional para la Sanidad Pública. Esta comunicación se produce a primera hora de la tarde y esa misma tarde algunas organizaciones publican la noticia.

Una de ellas decía anunciar la noticia “en primicia” y en su web se podía leer “según ha podido saber este sindicato”. La otra organización se limitaba a hacer un comunicado informativo, no citaba fuentes.

La decisión, adoptada en el grupo de trabajo sobre temporalidad de la Comisión de Recursos Humanos del SNS ese mismo día, no había sido comunicada oficialmente ni a las organizaciones sindicales ni a los profesionales, de hecho la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) se enteraba de la noticia en prensa médica o en los propios comunicados de estas organizaciones.

En cuanto a la prensa médica, algunas citaban como fuente a una organización sindical y otras al propio Ministerio. Nos ha sido imposible conocer con certeza quién ha transmitido la noticia pero tanto si la ha filtrado una organización sindical como si lo ha hecho el propio Ministerio, el resultado nos parece intolerable.

O bien el Ministerio ha decidido informar a una parte de la prensa dejando de lado a otros medios y a los representantes de los trabajadores, o bien existe algún miembro de alguna administración que filtra información a una central sindical.

En cualquier caso la responsabilidad última entendemos que es del Ministerio, sin descartar que haya sido alguna administración autonómica (o alguno de sus miembros) quien haya filtrado la información, y en este sentido vamos a presentar una queja en registro al Ministerio de Sanidad.

En estos tiempos, la información privilegiada sobre acuerdos sujetos a deber de confidencialidad y su uso en beneficio propio no debe ser consentida por cuanto supone una ventaja desleal y desacredita y desprestigia tanto a quien la usa como a quién lo permite. Tras esta conductas e oculta una concepción instrumental de la actividad política y sindical quenos parece absolutamente inaceptable.

Esta filtración no tiene especial trascendencia, pues las fechas de estos exámenes se iban a conocer de cualquier modo antes o después. Sin embargo, revela la forma de pensar de quienes la han difundido y utilizado (o la ineficacia de quienes lo han permitido). La información sobre cuestiones públicas es un derecho de los ciudadanos que ninguna persona o institución puede usar en beneficio propio y su distribución no puede ser en ningún caso sectaria.

Lo verdaderamente preocupante no es que la información reservada se filtre y difunda con fines interesados, sino la actitud que esta conducta revela en sus protagonistas. Ante una acción como esta, cabe legítimamente preguntarse si sus protagonistas mostrarán la misma falta de escrúpulos en ocasiones más trascendentes que no llegan a nuestro conocimiento.

Comité Ejecutivo SMA